Bogotá / Colombia,


3 de mayo de 2019 - CCI advierte: inconveniente suspensión de Transmilenio por la 7ª

La reciente solicitud de suspensión, por parte de la Procuraduría, del proyecto de la troncal de Transmilenio sobre la carrera 7ª se constituye, a la luz de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), en un duro revés para el desarrollo de Bogotá. A juicio del gremio, el argumento del Ministerio Público en el sentido de que el sistema no se armoniza con el denominado plan parcial El Pedregal es discutible: 

“Los contratos elaborados por el IDU -explica Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la CCI- prevén una instancia para que los adjudicatarios de las obras -en contravía de lo esgrimido por la Procuraduría-, armonicen los diseños para la construcción de la troncal de Transmilenio por la 7ª con las intervenciones previstas en los planes parciales aprobados por el Distrito. De esta forma, las actividades de coordinación están garantizadas en los proyectos que se ejecutarán”.

Igualmente, vale la pena resaltar que el POT vigente de Bogotá establece un principio orientado a proteger el interés público: el sistema general vial prevalece sobre los usos y tratamientos previstos en planes parciales. Por ende, las obras del sistema Transmilenio en el corredor de la 7ª son de interés general y resultan pertinentes para mejorar la movilidad de la ciudad.

Los beneficios de este proyecto para la capital saltan a la vista: se trata de la continuación de la troncal Carrera 10ª que actualmente cuenta una demanda aproximada de 13.500 usuarios en la hora de máxima demanda. Mejorará, además, las condiciones ambientales del corredor, ya que prevé la disminución de más de un 50% del número de buses. Su ejecución, por otra parte, implicará la adecuación de 400.000 m2 de espacio público. 

De igual manera, los tiempos de desplazamiento de los ciudadanos tendrán una mejora ostensible: un pasajero que hoy se demora dos horas y 30 minutos desde el 20 de julio hasta la 134 con 7ª, se demorará 50 minutos en el mismo trayecto. Por último, la velocidad del corredor aumentará más del 50% y su capacidad de pasajeros tendrá un incremento del 33%, al pasar de 18.000 hora sentido a 24.000. 

De esta manera, se hace evidente que la suspensión de tan ambiciosa iniciativa, pone en vilo el desarrollo de un corredor tan emblemático como estratégico para los capitalinos.


Comentarios

Comentar