Pasar al contenido principal

EL DESAFÍO CAPITAL

bogotá
Etiquetas

A pocas semanas de haber iniciado su periodo como alcaldesa de Bogotá, Claudia López enfrenta grandes retos en materia de infraestructura orientados a la búsqueda de crecimiento y desarrollo en la capital del país.

A continuación, Infraestructura & Desarrollo presenta los retos identificados en materia de infraestructura de transporte y social en cada una de las entidades distritales relacionadas.

Infraestructura y movilidad
La infraestructura tiene relación directa y positiva en el aumento de la competitividad y el crecimiento económico de la capital. Por esto, la inversión que se realice en obras para la adecuada movilidad de los ciudadanos tiene una directa repercusión social.
Para la ciudad es clave avanzar en proyectos estratégicos que le permitan lograr este propósito.

Uno de ellos tiene que ver con la articulación de iniciativas de transporte regionales, ampliando las vías de acceso y usando la red férrea existente. Un ejemplo de esto sería participar en el Regiotram, ya contratado por la Gobernación de Cundinamarca, y en los proyectos de trenes de cercanías de los cuales incluso ya se cuenta con estructuración, estudios y diseños para algunas líneas cuyo objetivo es entrar carga y pasajeros en un modo de transporte público, masivo, limpio y sostenible, y así evitar la contaminación y los trancones en el acceso a la ciudad.

En el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) es importante definir prontamente el limbo en el que se encuentran proyectos, que sin lugar a duda requieren de una intervención urgente. Por ejemplo, si bien con el propósito, aparentemente fallido, de la construcción de la Troncal Carrera 7, se resolvía la movilidad en intersecciones tan críticas como aquellas ubicadas en las calles 85, 94, 100 y 127, entre otras, es necesario definir el mejor sistema de transporte alineado a las políticas de la nueva administración. Hoy la alcaldesa plantea para ese corredor otras alternativas diferentes a la de los buses articulados.

Por otro lado, después de adjudicada la construcción de la Avenida 68, es necesario priorizar y hacer seguimiento a este proyecto que es fundamental para la puesta en marcha de la primera línea del Metro de Bogotá y beneficiar a miles de ciudadanos del suroccidente de la ciudad. De igual forma, es necesario revisar y priorizar las otras troncales alimentadoras del Metro de Bogotá, es decir, la Avenida Ciudad de Cali y la Avenida Boyacá, de acuerdo con las políticas que se ha planteado la actual administración.
También será importante promover y participar en la construcción de la ALO tramo sur, que es un corredor alterno para el tráfico de carga que circula por la Avenida Ciudad de Cali, la Autopista Sur y la calle 13; lo cual, en teoría beneficiará a dos millones de habitantes de Bogotá, Soacha, Sibaté y Mosquera.

Asimismo, teniendo en cuenta la cuantiosa inversión, que en materia de estructuración de proyectos dejó la pasada administración, es importante revisar el banco de proyectos que reposa en entidades distritales como el IDU, entre muchas otras, y priorizar las intervenciones más necesarias, como por ejemplo realizar la construcción del cable entre San Cristóbal y Usme, y estructurar el tercer cable en Usaquén para la movilidad en las zonas altas y populares de Usaquén.

En el IDU es perentorio, también, plantear una reingeniería que permita hacer más eficaz la ejecución de los contratos, pues es de conocimiento en el sector, la cantidad de problemas que se presentan en la gestión contractual en los proyectos de la entidad, por lo que se debe revisar, hacer cambios y tomar medidas para mejorar los procesos y procedimientos al interior de la entidad y en particular en lo relacionado con la coordinación interinstitucional.

En materia de fuentes adicionales para garantizar la sostenibilidad del Sistema de Transporte Público de Bogotá (SITP), las secretarías de Movilidad y Hacienda Distrital tienen la tarea de sacar adelante algunos de los proyectos propuestos, o revisar diferentes alternativas que busquen garantizar la financiación del modelo, para lo que actualmente se cuenta con alternativas como cobro por estacionamiento regulado en vía pública, pago voluntario por libre circulación, captura de valor inmobiliario, aprovechamiento económico del espacio público en bienes fiscales para la instalación de estaciones radioeléctricas y demás equipos de radiotransmisión.
 

En materia de contratación en la Secretaría de Gobierno

Un aspecto a destacar en la pasada administración fue ordenar la inversión del presupuesto de los Fondos de Desarrollo Local, exigiendo la utilización de pliegos tipo IDU, para la contratación en materia de transporte, esto luego se vio reglamentado mediante la aplicación del pliego tipo, Resolución 1798 del 01 de abril de 2019, lo que permitió contar con instrumentos y herramientas que facilitaran las compras y contratación pública del Estado y se promovieran las mejores prácticas de contratación.

En esta línea, es importante para todos los sectores diferentes a transporte, estandarizar los requerimientos, de tal manera que se promueva la transparencia, buscando siempre la pluralidad de oferentes, evitando así que estos requerimientos dependan del criterio del personal a cargo en cada entidad distrital.

Acueducto de Bogotá

En cuanto a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá su principal tarea será la de adelantar la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) Canoas, que tratará el 70% de las aguas residuales de Bogotá y el 100% de los vertimientos de Soacha, esto para concretar la descontaminación total del río Bogotá, el cuerpo de agua más contaminado y olvidado del país.

Planeación Distrital 

En materia de planeación, uno de los principales retos es lograr una eficiente y efectiva cooperación regional, participando en la creación e integración institucional de la región metropolitana de la Sabana de Bogotá. Esto con el fin de tener las herramientas de ordenamiento territorial, de transporte, ambiental, de servicios públicos y seguridad que necesita la región y hacer los estudios para determinar con certeza hacia dónde se expande la ciudad.

En este caso, es fundamental la construcción de un ordenamiento territorial incluyente y democrático. Por lo que es importante que se inicie con prontitud, la revisión general del POT, encaminada a resolver las diferencias conceptuales y proponer los cambios o ajustes que sean necesarios de tal forma que la planificación y administración del territorio vaya en la misma dirección al plan de desarrollo distrital.