Pasar al contenido principal

Peajes: una radiografía a fondo

Peaje primavera

Por: Carlos Enrique Lora, director de Comunicaciones de la CCI, con el apoyo de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI.

No resulta ajena la discusión que, año a año, se suscita en torno al reajuste tarifario de los peajes del país. El asunto se ha conver tido ya en una suerte de rutina que, en cada enero, acapara algún espacio dentro del debate público. Este 2021 que comienza, no ha sido la excepción. Pero más allá de las discusiones que puedan surgir, lo cierto acá es que el recaudo de los peajes, para decirlo en términos muy simples, garantiza la buena operación y el mantenimiento de las vías concesionadas que se extienden a lo largo y ancho de la geografía nacional. Vías que, valga recordar, son un bien del Estado.


Ahora, para entender lo que ha ocurrido en torno al incremento tarifario de los peajes, este comienzo de año, no sobra dar la siguiente mirada: a mediados de febrero, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) anunció que para este 2021, de los 99 pea- jes a cargo de la entidad, en vías concesionadas, 91 tuvieron un reajuste basado en el IPC (Índice de Precios al Consumidor) o  menor.


Por su parte, tan solo el 5% de los peajes tuvieron un aumento por encima de dicho indicador. Esto, sin duda, pone de manifiesto el hecho de que los mayores incrementos corresponden a casos francamente excepcionales. Se trata de las vías Calamar-Puerta de Hierro-Cruz del Viso, Machetá, Transversal del Sisga y Lizama-Bucaramanga-Barranca-Yondó. Allí, no obstante, los reajustes mencionados, fueron establecidas tarifas diferenciales para los residentes de las áreas de influencia del respectivo proyecto. Simi- lar situación ocurrió con la nueva estación de peaje en el Líbano, Tolima, correspondiente al proyecto 4G Cambao–Manizales.

Vale la pena recordar que los ajustes anteriormente señalados no son producto del azar: son el resultado de 29 contratos de concesión firmados entre 2014 y 2017 para el programa 4G, en los que quedaron establecidos los montos de los peajes y los momentos para hacer los respectivos in- crementos.

Inversión y generación de empleo


El corredor Transversal del Sisga, donde está ubicado el peaje de Machetá, es un proyecto de calzada sencilla bidireccional con una longitud total de 137 kilómetros, pero más que su dimensión, lo fundamental es que beneficiará directamente a 12 municipios en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Casanare. Su inversión aproximada es de $1,5 billones.

Actualmente, esta vía presenta un avance de ejecución equivalente al 86,29% y está considerada como una de las principales alternativas para comunicar el centro del país con los Llanos Orientales.

El sector ganadero y el agrícola de la región tendrán un beneficio nunca antes visto gracias a esta obra en la que, de hecho, el tiempo de viaje entre Sisga (Cundinamarca) y Aguaclara (Casanare) será de cinco horas y media, cuando actualmente es de siete horas y media. Asimismo, en este corredor hay a la fecha 1.386 empleos activos.

Otro importante proyecto, el de Bucaramanga-Barrancabermeja-Yondó, cuenta actual- mente con un avance de obras del 69,16%, su inversión es de $2,13 billones y se prevé la finalización de la fase de construcción en 2022.

Este proyecto, en el que está ubicado el peaje La Lizama, mejorará las conexiones del oriente con los centros de producción petrolera más importantes de Colombia y por lo tanto beneficiará directamente a los municipios de Bucaramanga, Barrancabermeja y Yondó.

La longitud de la iniciativa es de 148 kilómetros, de los cuales 22,4 son de vía nueva, 51,4 de construcción de segunda calzada, 43,9 son de mejoramiento y rehabilitación de la carretera existente, y 76,6 para operación y mantenimiento. Esta obra ha generado oportunidades de empleo para 2.091 colombianos.
En cuanto a la vía Cambao-Manizales, que se firmó en agosto de 2015 y donde se ubica el nuevo peaje Armero, cabe recordar que todas las gestiones para hacer viable el proyecto y garantizar los recursos para la ejecución de las obras, fueron surtidas de manera exitosa. Esta carretera de 4G cuenta con inversiones por $513.760 millones (cifras capex de diciembre de 2019) y conectará los departamentos de Cundinamarca, Tolima y Caldas a través de un corredor de 256 kilómetros. El proyecto registra actualmente 539 empleos activos y con su construcción habrá un ahorro de una hora en el recorrido desde Cambao hasta Manizales.

El corredor vial Puerta de Hierro–Palmar de Varela y Carreto–Cruz del Viso también ha significado una oportunidad de progreso para miles de colombianos. Hoy presenta un avance del 98% y, en el punto más alto de su construcción, registró más de 5.000 empleos para habitantes de El Carmen de Bolívar, San Jacinto, San Juan Nepomuceno, Mahates y de los corregimientos de Carreto, San Cayetano, Malagana y Cruz del Viso.

En inmediaciones de esta vía se ubica el peaje Calamar, que cuenta con tarifas diferenciales para automóviles de primera categoría y residentes de los municipios de Calamar y San Juan Nepomuceno.

Este proyecto de 4G está próximo a entregarse por completo y ya permite una significativa reducción de tiempo en dos recorridos: 48 minutos entre Palmar de Varela y Puerta de Hierro y 25 minutos entre Cruz del Viso y Puerta de Hierro.

Más ahorro en tiempos de recorrido


Gracias a la modernización de la infraestructura, uno de los impactos más positivos en la comunidad, en especial en el gremio transportador, es el que surge de la disminución de los tiempos de recorrido, lo que conlleva al ahorro en gastos operativos y logísticos.

Por ejemplo, en años anteriores el recorrido entre Bogotá y Villavicencio tardaba entre cuatro y cinco horas; sin embargo, gracias a las obras de construcción, rehabilitación y mantenimiento de la Vía al Llano, ahora se puede hacer en menos de dos horas.

Similar será el impacto que generará la doble calzada Girardot-Ibagué-Cajamarca, porque en el trayecto entre Ibagué y Caja- marca habrá una disminución de tiempo de 40 minutos y un considerable ahorro en los costos de operación.

En el proyecto Pacífico 2, entre La Pintada y Bolombolo, por la vía antigua, un camión cargado gastaba una hora y media en llegar al destino. En la actualidad, ese mismo recorrido por la vía nueva dura máximo 45 minutos a una velocidad de 80 km/hora.

Reactivación


La reactivación de las obras de infraestructura de transporte concesionado ha permitido que se mantengan activos más de 60.000 empleos, lo cual significa que hay más y mejores oportunidades para la gente en las regiones donde se ejecutan los trabajos.

Con corte a 31 de enero de 2021, el avance promedio de ejecución de los proyectos que conforman la Cuarta Generación (4G) de Concesiones Viales es de 51,82%, lo que representa una variación de 35,73 puntos porcentuales (p.p.) respecto a agosto de 2018 y de 13,75 p.p. respecto a enero de 2020.

En materia de inversión, se ha inyectado a la economía, en capex, cerca de $23,54 billones, de los que cerca de $16 billones han sido invertidos entre agosto de 2018 y enero de 2021.

Estas cifras indican, de manera contundente, que con las obras en los proyectos concesionados se genera no solo conectividad sino oportunidades de empleo en las regiones, lo que marca un hito importante hacia el progreso y la transformación de Colombia en un país con una infraestructura moderna y competitiva.